El fin de semana pasado la Vuelta a España llegó a Asturias para celebrar la última etapa de la edición de este año. La cosa estaba algo reñida (más aún por la dureza del Angliru) y especialmente interesante por ser la última gran batalla para Alberto Contador. Así que, como buenos aficionados al ciclismo el viernes por la tarde pusimos rumbo a Riosa, después de haber pasado un rato disfrutando del Autocaravanvan Festival en San Juan de la Arena.

La verdad es que nunca habíamos ido al Angliru y pensamos que esta era una buena oportunidad para conocer la zona. Al llegar el ambiente ya estaba bastante animado, con cientos de personas que ya habían acampado en el Área Recreativa de Viapará, todos ya preparados para el gran día. Después de montar nuestro mini campamento aprovechamos el sol de la tarde para empezar la ascensión (andando), mientras hacíamos también algunas fotos. Al volver a Viapará tomamos algo en la carpa, cenamos y nos fuimos pronto a la cama para estar preparados para el día siguiente.

Área recreativa Viapará

El Angliru

Fotografía en exteriores

Oviedo

La Vuelta a España

La Vuelta en Asturias

Fotografía nocturna

Lo que no sabíamos es que poco íbamos a dormir con la lluvia y el aire de la noche. Nuestra tienda sobrevivió al vendaval que, cuando nos levantamos, nos dimos cuenta de que había sido bastante fuerte. La carpa grande quedó destrozada y todo el área recreativa de Viapará se había convertido en un barrizal. Aún así, desayunamos, desmontamos y empezamos a subir el Angliru. Además de llegar arriba, nuestro objetivo también era pillar un buen sitio para ver la carrera.

Después de 4-5 horas esperando, mucho frío y dos colacaos llegó el gran momento… Y sí, Contador había atacado algunos kilómetros antes así que tuvimos la suerte de vivir en primera línea la emoción de una gran etapa (y eso que tampoco somos muy fans de Contador, pero hay que reconocerle la garra) y dar ánimo a todos los ciclistas para que el Angliru no pudiera con ellos.

Cuando pasó el último coche empezamos el descenso, pensando ya en cómo podríamos salir con el coche del barrizal. Por suerte, entre todos los que estábamos allí nos ayudamos para empujar los coches y salir sin tener que esperar a que nos remolcaran 🙂 Volviendo a Oviedo, nos dimos cuenta de la gran cantidad de gente que es capaz de mover este deporte y de las penurias que tuvimos que pasar todos para poder ver a los ciclistas (eso sí, encantados de haberlo hecho). Además, también volvimos sorprendidos por la grandiosidad de la montaña y con muchas ganas de volver a explorar la sierra del Aramo.

Bretaña francesa

Alberto Contador

Subida al Angliru

Etapa ciclista en el Angliru

Etapa en el Angliru

Fotografía deportiva